Bego Muneta - Resemburg

¿Qué piensas del programa Erasmus más allá de lo puramente académico?
Creo que es una experiencia vital. El Erasmus es muchísimo más que lo relacionado con lo académico. Es increíble la cantidad de gente que se conoce, de todas partes del mundo y eso es quizá lo que más me está gustando. No hay día en el que no conozcas a alguien nuevo, en la universidad, en el grupo de Erasmus con el que tenemos actividades, en las residencias, en las fiestas… Otro aspecto a destacar es cómo nos estamos desenvolviendo en situaciones hasta ahora desconocidas para nosotros. Yo por ejemplo he puesto aquí mi primera lavadora (aunque sigo equivocándome en el modo y ya he tenido un par de sustos), y ya me considero una experta haciendo la compra más barata en los diferentes supermercados. También está el idioma, que para cuando te das cuenta ya estás utilizando expresiones alemanas o manteniendo una conversación en alemán, cosa que cuando llegué aquí ni me imaginaba. El secreto está en las ganas y la predisposición.

¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a elegir tu destino?
Sobre todo, el idioma. Tenía muy claro que quería un destino en Alemania, y si no podía ser me iba a quedar en Bilbao. Entre los destinos disponibles me gustaba Berlín porque ya lo había visitado y estaba enamorada de la ciudad, y Regensburg, que era el destino del que mejores comentarios se oyen por la Cámara desde que estaba en primero. Finalmente elegí Regensburg por la fama que tiene de ciudad universitaria, y el doble título.

¿Se están cumpliendo tus expectativas con el Erasmus?
No solo se están cumpliendo, sino que se están superando. La ciudad es preciosa, la gente es encantadora y la universidad está genial (hay dos universidades juntas con diferentes facultades y en total hay unos 30.000 estudiantes)

bego¿Qué viajes has podido hacer desde la ciudad en la que estás de Erasmus?
Regensburg está al sur de Alemania, al norte de Munich, por lo que tenemos muy cerca varios países y ciudades preciosas a las que viajar y con buenos precios, ya que las conexiones de tren están muy bien y hay precios especiales para grupos. De momento hemos ido a Munich dos veces, una con el grupo de estudiantes internacionales a pasar el día y otro día por nuestra cuenta al Oktoberfest. También hemos ido a Passau, y el fin de semana pasado fuimos 5 chicas de la Cámara a Viena por nuestra cuenta. La semana que viene vamos a Praga y en noviembre posiblemente vayamos a Budapest a un festival que hay. También vamos a ir a Salzburg un fin de semana cuando empiece la temporada de los mercados y adornos navideños.

¿Que ha sido lo que más te ha llamado la atención de tu destino?
La cantidad de estudiantes que hay. Nos dijeron que Regensburg era una ciudad universitaria, pero nunca había visto nada parecido. A estas universidades no solo vienen muchos alumnos extranjeros, sino que también hay gente de todos los rincones de Alemania que vienen aquí a hacer algún semestre o los grados enteros. También me ha llamado la atención el carácter es la gente de aquí. Venía pensando que los alemanes eran antipáticos, fríos y muy serios, y para nada. Son sonrientes, agradables y ayudan muchísimo a la gente de fuera. Nos han dicho que en esta zona el carácter es más abierto que en el norte, en Berlín, por ejemplo.

¿Cuál es el cambio más importante que has notado en ese país?
Aparte del idioma, que cada vez vamos entendiendo y expresándonos mejor, diría que el tamaño de la universidad. Los primeros días de curso nos equivocamos varias veces de clase o de edificio y no nos terminábamos de aclarar con nada. Aquí todo va con códigos, tarjetas especiales, máquinas etc. Está todo preparado para una cantidad de alumnos mucho mayor, para que todo sea más ágil, y nosotros veníamos de un sitio en el que cualquier duda o problema se arreglaba en 2 minutos. Ahora recordarlo es gracioso, pero los primeros días de curso cuando no acertábamos con ninguna clase y en dos días tuvimos que salir de clases llenas de alemanes porque nos habíamos equivocado de aula o edificio y ya llegábamos tarde a la clase correcta lo pasamos francamente mal.

¿Qué hay de cierto en el mito 'Erasmus = Fiesta diaria'?
Es cierto. En Regensburg al menos hay fiesta todos los días de la semana, y cada día una discoteca, pub o residencia organiza alguna fiesta. Aun así, la fiesta aquí empieza y termina mucho antes. Sobre las 3 AM cierran la mayoría de sitios por lo que tampoco se alarga mucho y se puede aprovechar bien el día siguiente. Aun así, la fiesta no es lo que más destacaría del Erasmus. Es una parte importante, está claro, pero se disfruta de muchas más cosas al mismo o mayor nivel. Esta foto lo describe a la perfección:

¿Qué diferencias encuentras entre las instalaciones de tu nueva universidad y la EUCCB?
Como he dicho anteriormente, aquí hay 2 universidades con más de 30.000 estudiantes, y aunque sean diferentes, comparten muchas instalaciones y actividades, por lo que las diferencias son notables. Todavía no he tenido tiempo de ir al Centro Deportivo de la universidad, pero las cafeterías, comedores y bibliotecas aquí son mucho más grandes y están muy bien. Más de una vez hemos dicho que se parece al típico instituto o universidad de película americana.

¿Qué valor añadido aporta el Erasmus a tu formación?
Al ser de año entero, doble título y prácticas, creo que el haber estado aquí año y medio será una parte muy importante en mi currículum cuando entre en el mercado laboral. Muchas empresas buscan a personas que además de la formación habitual tengan idiomas, experiencia en alguna empresa, madurez y capacidad de desenvolverse fuera de su zona de confort. Todo lo que considero que estoy trabajando aquí y sin duda valor añadido para cualquier alumno.

¿Recomendarías esta experiencia? ¿Por qué?
Sin duda. Yo no estaba muy segura el año pasado, ya que soy muy de estar con mi familia y amigos siempre y no quería pasar tanto tiempo sin ellos, pero decidí tirarme a la piscina y no me arrepiento para nada. Se me está pasando volando y estoy viviendo cosas que si me hubiera quedado allí no podría disfrutar. Además, ¿qué es un año y medio en comparación con toda una vida? Tendremos tiempo de sobra para estar allí y aburrirnos de ver siempre a la misma gente.

¿Algún consejo para futuros Erasmus?
Que vayan con actitud positiva y optimista. Los problemas son inevitables, y hay momentos en los que uno se puede agobiar por no entender lo que te están diciendo, no saber a dónde hay que ir, haber perdido u olvidado algo importante, problemas con los idiomas de las asignaturas o algo del estilo, sobre todo los primeros días. Es por ello que creo que es muy importante saber que esas cosas pasan, y que todo se puede arreglar con una sonrisa y pidiendo ayuda sin vergüenza.

Define tu experiencia.
No sería capaz de definirlo, pero en pocas palabras, diría que es una experiencia única en la vida.